Cómo cuidar el planeta desde casa - Vigar

Hay que estar muy concienciado (y ojalá todos lo estuviéramos más) para madrugar un fin de semana e ir a recoger plásticos a la playa. O para consumir exclusivamente productos ecológicos. Por suerte, si quieres cuidar el medio ambiente no se trata de hacerlo todo o no hacer nada. Hay un lugar en el que puedes empezar a mimar más la naturaleza: tu hogar.

Hoy te enseñamos cómo cuidar el planeta desde casa. ¡Empezamos!

1.Revisa tu consumo energético

Podría ocurrir que tu tarifa energética te permita consumir mucho más de lo que en realidad necesitas. ¿Y si la reduces un pelín? Con esto ganas en dos aspectos. Primero pagarás algo menos y segundo te concienciarás de usar la potencia que tengas contratada de manera más eficiente.

Algunos trucos son aprovechar mejor las horas de luz natural, pasarte a bombillas de bajo consumo, desenchufar aparatos que no uses y, si puedes, recurrir a ventanas de calidad que aislen de la temperatura exterior.

Cómo cuidar el planeta desde casa - Vigar

2.No malgastes agua

Esto parece una obviedad y seguramente nadie piensa que su consumo de agua sea inadecuado, pero sí, a todos nos ocurre. Por eso es importante tener siempre en mente que el uso del agua sea el imprescindible, sin derroches.

Por supuesto lo primero es controlar los grifos y no tenerlos abiertos más de la cuenta. Usa la lavadora y el lavavajillas solo cuando estén llenos. También otro clásico es ducharse en lugar de bañarse, una vez al año no hace daño pero mejor evitar esas acumulaciones de agua que luego se pierden. Además, puedes adaptar pequeñas cubetas o tinas para almacenar el agua que sobra cuando te lavas las manos y utilizarla luego para regar plantas o lavar el coche.

3.Apuesta por productos más sostenibles

Esto puede parecer algo complicado, por tooooodo el plástico que hay en el mercado, pero si te fijas bien y cambias algún que otro hábito vas a ver cómo puedes conseguir hacer de tu casa un espacio más green.

“¿Quieres bolsa?”. “No, gracias, llevo ya la mía”. Y quien dice bolsa dice carrito de tela, saco o cualquier otro sustituto de las clásicas bolsas de la compra. Dale una segunda vida a objetos cotidianos, cuando hayan cumplido su función prueba a darle una nueva. Compra a granel y lleva tus propios recipientes, mejor si son de cristal. Apuesta por productos 100% reciclables, como los que puedes encontrar en nuestra colección ZeroLine.

4.Recicla

Vale, esto es otra obviedad, pero no por obvio hay que dejar de recordarlo. Consulta toda la información necesaria para identificar qué producto va en cada contenedor. Así, a la hora de separar, no tendrás dudas y tendrás una excusa menos para no hacerlo.

Y recuerda, papel/cartón, envases y restos son los tres grandes clásicos, pero hay mucho más. En algunas ciudades existe también el contenedor de orgánicos, contenedores para ropa (que además cumplen funciones sociales), contenedor para pilas y contenedor para medicamentos, entre otros. Y no olvides uno de los más importantes, el punto limpio, para residuos peligrosos o de gran tamaño.

En caso de duda, mejor informarse antes que equivocarse o directamente no reciclar. Y siempre, siempre, siempre que puedas, practica las tres R: Reducir, Reutilizar y Reciclar.

Cómo cuidar el planeta desde casa - Vigar

5.Armario sostenible

Y ojo porque esto no va del mueble en sí, que también, sino de lo que hay dentro de él: la ropa. Dime cómo te vistes y te diré cómo de sostenible eres. Tu fondo de armario puede ser tan green como tú si sigues los pasos básicos. Por suerte, puedes conseguirlo sin necesidad de tener que vestir con sacos de patatas o cosas así, ¿te imaginas?

El primer consejo es que no hay ropa más sostenible que la que ya está fabricada. ¿Qué significa eso? Que la ropa de segunda mano es nuestra gran aliada, además apoyas el consumo local. Circula también por la red un consejo muy muy útil. Si tienes dudas en si comprar una prenda o no, no lo hagas si piensas que no te la vas a poner al menos treinta veces. Ya sabes, comprar porque necesitas ropa está bien, comprar porque te apetece no está tan bien (venga, se admiten pequeños caprichitos muy puntuales).

Y hasta aquí llegamos hoy. Esperamos que estos consejos sobre cómo cuidar el planeta desde casa te hayan gustado. Sabemos que hay muchos hábitos que cambiar y que no es fácil. Empieza poco a poco por aquello que más sencillo te resulte y con el tiempo irás ampliando el círculo. El cambio empieza en casa🏡♻️

Leave a comment

(0)